Así nos lo ha mandado el Señor:

“Te he puesto por luz para las naciones,

a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra.”